La obra que se presenta responde a un esfuerzo de actualización del conocimiento en diferentes áreas médicas y farmacéuticas: salud pública, inmunología, inmuno-oncología, neurología, alergología, fertilidad, endocrinología pediátrica, cardiología y salud mental. En todas ellas los autores, profesionales de prestigio y líderes de su especialidad, destacan los últimos avances científicos y su repercusión para la mejora de los tratamientos, así como también proyectan una mirada al futuro describiendo un horizonte que se antoja ambicioso y prometedor.

El trabajo se detiene igualmente en la situación particular de las enfermedades raras, dedicando un capítulo a su problemática específica y en el que se abordan también los aspectos sociosanitarios y relacionados con la investigación. Muchas veces son los pacientes con este tipo de enfermedades los que precisan de mayor atención por parte del sistema sanitario y por ello deben tener una dedicación especial para contrarrestar la sensación que puedan tener de desamparo y desesperanza.

El análisis que se lleva a cabo, al tiempo que resalta los avances médicos actuales y venideros, se detiene en un asunto de singular relevancia en nuestros días como es la conveniencia de profundizar en la humanización de la asistencia, en lo que se ha dado en llamar la “medicina centrada en la persona”, que, como subraya el autor de esta aportación dentro del libro, pasa por una potenciación de la dimensión afectivo-emocional, por una armonización de los aspectos tecnológicos con los más humanísticos,
en definitiva, por una rehumanización del sistema sanitario.

A la postre, se trata de conciliar el avance científico con la consideración personal y humana hacia el paciente, haciendo buena la máxima de que no hay enfermedades sino enfermos, de que nos importan las personas por encima de todo. El último capítulo de la obra trata del paciente (impaciente), y pone de manifiesto las particularidades del paciente del siglo XXI, que se caracteriza porque tiene más accesibilidad a la información (por la incidencia de las nuevas tecnologías) y porque es más demandante de sus prestaciones de salud. Es un paciente que busca su empoderamiento, su participación activa en la asistencia, tanto en el plano sanitario como sociosanitario.

Como viene ocurriendo desde hace ya tiempo con los trabajos de la Fundación Merck Salud dentro de la Colección Bioética y Derecho Sanitario, se ha apostado por un abordaje multidisciplinar de los contenidos, de forma que cada capítulo médico lleva incluidas unas consideraciones bioéticas y jurídicas, efectuadas por los coordinadores de la obra con el beneplácito de los diferentes autores, y que pretenden incidir en los factores que pueden resultar más controvertidos en cada ámbito del conocimiento.

Estamos, por tanto, ante una fotografía reflexiva del estado de la ciencia en áreas punteras de salud, que permite sentirse orgullosos de lo conseguido hasta ahora, pero que, a la vez, nos invita a trabajar con perseverancia de cara a un futuro próximo en las vertientes médica y humana de la asistencia.